martes, 10 de septiembre de 2013

LAS ELECCIONES DOMINICANAS DE 1962

El 27 de febrero de 2013 se cumplen 50 años del ascenso del profesor Juan Bosch a la Presidencia de la República. Fue electo en las primeras elecciones democráticas luego de tres décadas de férrea dictadura. Medio siglo de iniciada la transición hacia la democracia, conviene destacar los aspectos más relevantes de ese primer certamen electoral.
Los contendientes
Durante los meses siguientes a la muerte del dictador, y luego de que se llevara a cabo una férrea persecución de sus ajusticiadores, se permitió la realización de actividades políticas y el regreso de los exiliados.
Una veintena de agrupaciones políticas salió a la luz, incluyendo organizaciones de corte socialista que emergieron desde la clandestinidad. Pero en el plano partidista electoral, dos organizaciones concentraron la mayor parte de las preferencias ciudadanas. Por un lado, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), cuyo presidente y candidato fue Juan Bosch, y por el otro la Unión Cívica Nacional (UCN), que nominó a Viriato Fiallo. El discurso del PRD se concentraba en las reivindicaciones sociales, mientras la UCN se presentaba como corriente conservadora antitrujillista.
Un total de ocho partidos inscribieron candidaturas ante la JCE: el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), la Unión Cívica Nacional (UCN), la Alianza Social Demócrata (ASD), el Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC), el Partido Nacionalista Revolucionario Democrático (PNRD), Vanguardia Revolucionaria Dominicana (VRD), el Partido Nacional (PN) y el Partido Revolucionario Dominicano Auténtico (PRDA).
El sistema electoral
El sistema electoral de entonces conservó la estructura que había sido establecida en la Ley Electoral No. 35, del 8 de marzo de 1923, que creó la Junta Central Electoral con Juntas Electorales Provinciales y las Juntas Electorales Municipales como dependencias. La Ley Electoral 5884 del 5 de mayo de 1962, promulgada por el Consejo de Estado con el objetivo de celebrar las primeras elecciones libres, también estableció que se  reconocería de manera provisional a los partidos existentes al momento de su promulgación.
En términos formales, desde la promulgación de la Ley No. 5884, el Sistema Electoral Dominicano se concibió con un padrón electoral cerrado, en el cual los electores debían estar inscritos, previo a la votación, en un registro electoral que indicaba, entre otras cosas, su domicilio. Sin embargo, la modalidad no se puso en marcha en las elecciones de 1962 debido a la imposibilidad de tener listo el registro electoral.
A la vez, fue implementada la modalidad de boletas separadas para candidaturas nacionales y municipales. Las boletas eran diferentes a las utilizadas actualmente. Mientras hoy se raya  una papeleta que incluye varios recuadros donde figuran los partidos contendientes, anteriormente correspondía una sola papeleta a cada partido. El elector depositaba la del partido de su preferencia en un sobre que luego era depositado en las urnas. Se dispuso que los legisladores fueran electos en listas cerradas y bloqueadas, por el sistema  proporcional de determinación de escaños. 
Los resultados
La Gaceta Oficial da cuenta de una votación de 1,054,944 votos. Juan Bosch obtuvo 58.72% de los votos, 59.53% contando el aporte de sus dos partidos aliados. Viriato Fiallo alcanzó el 30.08%. A estos dos candidatos le siguió, aunque de forma muy distante, Alfonso Moreno del PRSC con 5.18%.  Mainardi obtuvo 3.39%, Jiménez Grullón alcanzó  1.70% y el PRDA obtuvo 0.12%, poco más de mil votos.
Bosch ganó las elecciones por un margen de 29.45 puntos porcentuales por encima de su más cercano contendor, Viriato Fiallo. La concentración del voto, que mide el porcentaje de los votos que obtienen las dos principales fuerzas políticas, fue 89.61%.
Bosch ganó en 62 de los 77 municipios existentes entonces; Fiallo venció en 10 municipios concentrados en la región del Cibao; cuatro de los municipios restantes fueron ganados por Virgilio Mainardi (tres en San Juan de la Maguana y uno en Azua), y uno solo por Alfonso Moreno Martínez, Río San Juan. El partido de Juan Isidro Jiménez Grullón, la ASD, no pudo coronarse vencedor en ninguna municipalidad.
Excluyendo en lo adelante las elecciones no competitivas de 1970 y 1974, posterior a Juan Bosch en 1962, solo 3 candidaturas han conseguido ganar en más del 80% de los municipios: Balaguer logró el 82.12% de los municipios en 1966, José Francisco Peña Gómez obtuvo la victoria en 83.33% de los municipios en la primera vuelta de 1996 e Hipólito Mejía lo consiguió en un sorprendente 97.33% en 2000. Desde la óptica del porcentaje de votos alcanzados en una elección presidencial, la participación electoral de Juan Bosch como candidato del PRD en 1962 constituye la más contundente victoria electoral de los últimos 50 años. Al 59.53% de votos obtenidos por Bosch en 1962 le sigue el 57.66% obtenido por Balaguer en 1966 y el 57.11% de Leonel Fernández en 2004.
Los candidatos fueron cinco:
1  Juan Bosch fue nominado por el PRD, la       VRD y el PN
 2 Viriato Fiallo fue postulado por la UCN
3  Juan  Isidro Jiménez Grullón, uno de los fundadores del PRD, fue candidato de la ASD
4 Alfonso Moreno Martínez participó como candidato del PRSC
5  Virgilio Mainardi fue candidato por el PNRD
Joaquín Balaguer fue nominado por el Partido Revolucionario Dominicano Auténtico (PRDA), fundado por Nicolás Silfa, llevando a este último como candidato a la vicepresidencia. Pero la candidatura fue rechazada luego de impresas las boletas electorales.

1. Los contrincantes
Las tres principales  fuerzas políticas de la época eran  La Unión Cívica;   el PRD y el 14 de Junio, que no concurrió a elecciones por sus contradicciones con el Consejo de Estado. Juan  Bosch y Viriato Fiallo, candidatos del PRD y de Unión Cívica, respectivamente, polarizaron la contienda. El Partido Nacional y el Partido Vanguardia Revolucionaria Dominicana se aliaron  al PRD.
2.  Campaña y mensajes
Bosch, o el líder de la libertad - como se promocionaba en los afiches-   se acercó al pueblo llano  y utilizó frases como “El buey que más jala”,  “Vergüenza contra dinero”, e “Hijos de machepa y tutumpotes”, en los discursos que pronunciaba a través del programa radial Tribuna Democrática. Lo  acusaban de comunista,  llegando al extremo de ir  a un debate televisivo con el sacerdote Láutico García el 17 de diciembre,  para demostrar  que ese no era su  pensamiento.  Antes de ese debate  el PRD pidió aplazar las elecciones   porque la JCE dispuso que todas las boletas fuesen blancas, alegando que no había  papel para imprimir todos los colores de los partidos. La intervención de la embajada de Estados Unidos, que se comprometió a donar papel de distintos colores, puso fin a la crisis, generada, según Franco, por un sector del gobierno que quería evitar el triunfo de  Bosch.
2.  Unión Cívica
La  Unión Cívica, que puso de moda la frase !Basta ya!, en alusión a la necesidad de cortar con los remanentes del trujillismo,   representaba a   la pequeña burguesía y a los profesionales. Tuvo poca presencia en las zonas rurales, aunque en el Cibao “recibió la ayuda” de sacerdotes y laicos. Su discurso se concentró  en el ataque contra los trujillistas que  quedaban en el país, sobre todo en las Fuerzas Armadas. Su posición política la resume su slogan de campaña:  “El hombre del sombrerito cívico es eso,  un cívico”.
La nueva JCE
El cinco de mayo  se promulgó  la Ley Electoral y, posteriormente, el  Consejo de Estado designó como presidente de la Junta Central Electoral (JCE), a Emilio de los Santos, y como miembros a  Julio A. Cuello y Abigail del Monte. El organismo tenía previsto organizar los comicios en  agosto, pero no fue posible, dice el historiador Franklyn Franco, “por la permanente situación de agitación que vivía el país, sacudido todas las semanas por protestas y huelgas, por la crisis económica y, cabe destacarse, que un pequeño sector del Consejo de Estado  quiso aprovechar la situación para retrasar las elecciones y extender su mandato”. Subsanada esa crisis, por la  intervención de Estados Unidos y de grupos nacionales de presión, según Franco, los comicios se pautaron para el 20 de diciembre. Ganó el binomio Bosch-Armando González Tamayo, con el 60% de los votos emitidos, y en segundo lugar quedó Fiallo-José Augusto Puig, con un 30% de los votos.
La partidocracia
Uno de los temas recurrentes entre los dirigentes políticos era el relacionado con el financiamiento a  los partidos. Bosch planteaba que el gobierno destinara recursos  a través de un Fondo Electoral. En 1962  hacían vida política los partidos Revolucionario Social Cristiano, Alianza Social Demócrata, Vanguardia Revolucionaria Dominicana, Nacionalista Revolucionario Democrático, Progresista Demócrata Cristiano, Revolucionario Dominicano Auténtico, Acción Social, Social Cristiano, Progresista Demócrata. El Partido Socialista Popular y el Movimiento Popular Dominicano eran considerados ilegales. El 20 de noviembre de ese año la JCE rechazó el binomio Balaguer-Silfa, presentado por el Partido Revolucionario Dominicano Auténtico.